Artículos

La importancia de la prueba de concepto

Taller1

Beto Cordero

A menudo nos encontramos con personas o empresas con ideas novedosas que llaman nuestra atención, y que por su carácter de potencial innovación, nos hace pensar en un gran negocio.

Estas ideas o conceptos muy a menudo son incubadas en las mentes de personas durante largos periodos de tiempo, incluso años, y se van plasmando durante este proceso de creación con dibujos sobre servilletas, hojas, e incluso dibujos hechos en Word y hasta Excel, aunque parezca increíble.

Estos conceptos se fundamentan en una premisa básica de funcionamiento, tomando alguna combinación química, física, eléctrica, electrónica o magnética (por decir algunos) y que dan por resultado un nuevo producto, proceso o servicio.

El resultado de este trabajo de creatividad o de investigación, quizás realizado por institutos de investigación o universidades, es la formulación de una teoría, un diagrama, un dibujo, etc., que se supone debe realizar tal o cual función. Esto se ve plasmado en publicaciones científicas o en patentes, en las cuales no habría duda de su funcionamiento.

La prueba de concepto consiste en hacer que las cosas que se explican en papel, realmente funcionen como decimos que lo hace. Para hacer esta prueba de concepto se debe recurrir, dependiendo de la invención, a un laboratorio que pueda hacer tangible el producto que surgió de nuestras mentes de manera intangible. Estos laboratorios se ocupan entre otras cosas de:

1- Crear prototipos, modelos de concepto o maquetas del producto que concebimos.

Un ejemplo de esto es el inventor Mason (Estados Unidos) a quien le fue encargado diseñar y hacer prototipos de la primera barra de granola que existió en este mundo.

2- Generar cambios sobre la invención, mediante iteraciones continuas.

En un proceso creativo siempre llega el momento en que ya no es suficiente seguir dibujando par poder hacer cambios en el producto. Por lo que es necesario construir maquetas y prototipos para hacer cambios de manera tridimensional.

El inventor Dyson (Reino Unido) generó más de 5,000 modelos de su sistema de succión sin pérdida para aspiradoras. Este proceso le llevo varios años, desde la primera maqueta hasta el prototipo final y ahora es la empresa más importante en diseño de aspiradoras.

3- Refinar la invención para producción industrial.

Lo inventado debe ser reproducible bajo parámetros de volumen. Esto conlleva generalmente procesos de reingeniería, diseño industrial y diseño de producto para hacer más eficiente, más provocador y fácil de producir nuestro producto.

4- Probar el producto en sus condiciones de uso reales.

Los prototipos de la fase anterior, son llevados directamente a los usuarios. Generalmente, los productos pasan por una prueba Alfa, esto es una prueba interna entre los creadores y empleados.

Después de esto, y haciéndose las correcciones necesarias, se procede a pasar a la prueba beta. Se coloca un lote pequeño de productos con sus usuarios para recibir retroalimentación directa.

5- Probar el producto en condiciones de laboratorio.

Una vez pasada la prueba beta, el producto es sometido a condiciones artificiales de laboratorio en donde se pueden simular condiciones ambientales adversas, por ejemplo una cámara salina, para ver qué tanto nivel de humedad puede soportar una puerta de refrigerador o un mueble determinado.

Las pruebas de laboratorio sirven también como pruebas previas para parar las normativas de cada uno de los países. En éstas pruebas podemos determinar la resistencia a la flexión de una pieza de plástico, o la compresión de una pieza de cemento, la flamabilidad de un componente o el contenido de azufre en alguna sustancia.

6- Probar el producto con el consumidor final

Por último, una vez que el producto ha pasado todas estas pruebas y se ha generado la documentación para lanzar el producto, se hace un lote piloto que se monitorea directamente en campo con los primeros clientes. Después de este proceso se puede completar el lanzamiento de la producción formal.

Como se puede apreciar, tener una buena idea no basta para tener un producto en el mercado. Fue buena idea ir a la Luna, pero solo la NASA lo pudo hacer posible.

La prueba de concepto hace magia al pasar de una idea, a un producto físico que se puede tocar, probar o sentir. Si esto funciona, deberá entonces pasar por diversas pruebas para alcanzar al consumidor final. Todos estos procesos nos permiten disminuir la incertidumbre en la creación de nuevos productos, asegurar el éxito en el mercado, garantizar nuestra inversión y nuestras ganancias futuras.

Relación entre el diseño, los negocios y la innovación

Ideacion1

Esteban Cruz

El diseño como profesión ha evolucionado de forma sorprendente en los últimos 20 años, actualmente se ha convertido en uno de los ejes principales en el desarrollo de innovación. En esta evolución se ha pasado de una profesión encargada de aspectos estéticos a un protagonista en las estrategias empresariales. La profesión del diseñador se ha diversificado en muchas especializaciones como la gráfica, industrial, textil, interacción, branding, información, negocios, experiencia, web, servicios, etc.

Puebla tiene una situación privilegiada en este nuevo contexto, pues cuenta con más 55 universidades y un importante porcentaje de su población son estudiantes de carrera profesional. En el área de diseño tiene más de 22 programas en todas sus especializaciones, algunos de estos programas cuentan con 1,500 estudiantes. Esto hace que exista un potencial en el desarrollo de innovación que puede generar un impulso económico y competitividad a nivel internacional.

Este impulso puede provenir de una economía creativa, este tipo de economía es en donde entran todas aquellas actividades que tienen origen en el desarrollo creativo. En esta economía existe un gran potencial de riqueza y de trabajo a través de generación y explotación de la propiedad intelectual. En algunos países la economía creativa genera 1 de cada 12 empleos, tiene crecimientos anuales alrededor del 10% y forma parte del producto interno bruto.

El enfoque del diseño como estrategia impulsa la economía creativa, ayudando a las empresas a dar un valor agregado en los productos y servicios que generan mayor diferenciación. En estudios recientes se ha visto un diferencial de crecimiento del 228% entre las empresas con este enfoque creativo, esto ha dado un impulso económico a las industrias creando nuevos entornos competitivos y creando el emprendimiento de innovación.

Esta innovación, entendida como cambios orientados y direccionados hacia el crecimiento, puede encontrarse en diferentes aspectos que no necesariamente estén relacionados con la tecnología. El diseño estratégico ayuda a las organizaciones a entender sus necesidades, desarrollando innovación en su configuración, oferta y su experiencia.

El diseño estratégico es una nueva forma de diseñar para desarrollar innovación en las empresas. En estos nuevos procesos de innovación existe una relación intrínseca con los procesos creativos, estos son necesarios para permitir un desarrollo orgánico de las organizaciones y mantenerse competitivos en el entorno económico actual.

Nuestro nuevo entorno competitivo hace que las organizaciones estén en una constante adaptación de cambios en su industria. Estos cambios necesitan características de diseño como son la factibilidad en los aspectos funcionales, la viabilidad en los aspectos de rentables y deseabilidad al solucionar necesidades relevantes para los mercados y usuarios.

Este nuevo papel del diseño hace que la profesión vaya escalando en la organización interna de las empresas, ya que el diseñador se vuelve en un facilitador de ideas, ayuda a comprender la complejidad de los problemas desde una perspectiva de innovación y es un especialista en resolver situaciones de oferta y demanda en la industria.

En el contexto local estas nuevas habilidades son cada vez más necesarias para la competitividad de las organizaciones. En Puebla tenemos un gran potencial de innovación en industrias como la textil, mueblera, automotriz y agroindustrial. Esta es una necesidad demandante puesto que algunas de estas han ido perdiendo competitividad como la textil, que ahora se ha reducido considerablemente y solo las empresas que han sabido adoptar papeles de innovación a través de la diferenciación siguen siendo competitivas, dejando atrás las economías de escala y la competencia por precio.

En los aspectos sociales también se tiene un impacto positivo puesto que las ciudades en donde el diseño ha generado economías creativas, tienen un crecimiento que trasciende más allá de la derrama económica. Estas ciudades se han reinventado, han solucionado situaciones sociales y han mejorando la calidad de vida de sus habitantes.

Estos nuevos programas enfocados en el diseño estratégico, ayudan a generar en los profesionistas un perfil hibrido entre el diseño y los negocios, formando especialistas en innovación. Actualmente existe una gran demanda a nivel internacional de estos nuevos profesionistas, teniendo altos niveles gerenciales en las empresas o generando emprendimiento.