BICI-ECONOMÍA

En Puebla hay 1.5 millones de personas y cerca de 500 mil vehículos. Estos datos son los últimos que se tienen y que se han compartido en distintos foros promovidos desde Actívate x Puebla y los Foros Ciudadanos. Hay proyecciones que muestran que esto irá en aumento con una estimación del 8% anual. Estas tendencias de crecimiento se deben en parte a la forma en que invertimos

REPARTO INEQUITATIVO DEL ESPACIO, DE LAS INVERSIONES

Según datos del ITDP, en México un 70% de la población se mueve sin coche. Sin embargo, un 98% de la inversión pública se dedica a infraestructura que beneficia al automotor particular. Entre las obras que benefician a los automóviles tenemos pavimentación, puentes vehiculares, cruceros inteligentes entre otros. Claramente la política pública está incentivando con inversión pública el uso del automóvil para unos pocos y menospreciando otras formas que podrían aportar beneficios a la mayoría.

CALIDAD DE VIDA

Las tendencias proyectadas en el incremento del parque vehicular en Puebla deben preocuparnos. Hay estudios que recopilan cómo el incremento de vehículos en las calles merma considerablemente la calidad de vida de todos: peatones, ciclistas y automovilistas incluidos. Un incremento anual del 8%, puede traer consigo graves consecuencias en la calidad de vida de los poblanos.

PROBLEMÁTICAS Y PLAN MUNICIPAL DE DESARROLLO

Precisamente hicimos un ejercicio de alinear las principales problemáticas que este incremento en el parque vehicular generaría en los ejes contemplados por el Plan Municipal de Desarrollo 2014-2018.

  • BIENESTAR SOCIAL Y SERVICIOS PÚBLICOS.

Más coches en las calles aumentarían los tiempos de traslado de todos porque se saturaría el espacio público.
  • ECONOMÍA y ESTABILIDAD ECONOMÍA.

La inversión en infraestructura para automóviles es costosa para todos además de que es poco democrática. Los beneficios se destinan exclusivamente para el 30% que se mueve en auto y deja de lado las necesidades de los demás que se mueven a pie, en bici y transporte público.
  • DESARROLLO URBANO SUSTENTABLE Y CRECIMIENTO METROPOLITANO.

El modelo actual de desarrollo económico en Puebla invierte en el automóvil lo que produce un modelo de ciudad 3D: dispersas, distantes y desconectadas. Cuando en realidad debería buscarse e incentivar el desarrollo de ciudades densas, cercanas y conectadas.
  • PROTECCIÓN Y TRANQUILIDAD PARA TODOS.

Está comprobado que a más coches en las calles, hay más víctimas y muertes por accidentes viales. También el desarrollo urbano pensado en el coche provoca que las calles estén más vacías porque la gente no se siente segura caminando. Además los motores y cláxones de los autos son ruidosos, generando contaminación auditiva; voluminosos, contaminación visual; y contaminantes, contaminación ambiental.
  • BUEN GOBIERNO INNOVADOR Y DE RESULTADOS.

Las tendencias globales, tanto en países desarrollados como en desarrollo, es invertir en movilidad alterna e ir desincentivando el auto. Sobre todo quitándole privilegios y generando políticas públicas donde la calle se vuelva un espacio compartido y seguro.

¿CÓMO REVERTIR LAS TENDENCIAS DE CRECIMIENTO ?

Resulta que hay formas de anticiparse a este escenario generando políticas públicas que hagan más atractiva otras formas de movilidad que no dependan del automóvil. Las tendencias globales hablan de cuatro ejes de acción:

  • Aumentar el uso de espacios públicos
  • Incentivar la movilidad alternativa
  • Incrementar la calidad del transporte público
  • Apostar por las centralidades 
APOSTAR POR CREAR CENTRALIDADES 
Quisimos ahondar en este punto porque es medular para la propuesta que presentamos. Cualquier proyecto de urbanismo debería apostar por fortalecer las viejas centralidades así como crear nuevas. Las centralidades son el modelo mental que se construyen los habitantes de las ciudades para identificar zonas comerciales, residenciales e industriales. La gente agrupa en su mente estas zonas y traza sus rutas entre ellas para realizar sus actividades. 
Se considera “centralidad” cuando una zona tiene las siguientes características:
  • Heterogeneidad de servicios públicos: una buena zona es diversa. Cuenta con espacios de recreo, acceso a escuelas, templos, espacios de consumo como restaurantes y tiendas.
  • Accesibles: la “centralidad” debe poder ser visitada fácilmente a través de calles, sendas, transporte público y además de ser amable con el peatón.
  • Identificable: es indispensable que quede claro que la gente puede encontrar en esa zona todo. Se vuelve un esfuerzo de comunicar las bondades de la zona así como volverse un sello identitario. 
 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *